Hasta ahora la moda había evolucionado hacia lo que se conoce como “fast fashion” o moda que se renueva constantemente, ofreciendo nuevas tendencias cada poco tiempo, con cambios en las colecciones que dejan de estar de moda en un corto espacio de tiempo, a precios muy económicos que permiten su renovación constante. Se sabe, además, que la industria de la moda es la segunda industria más contaminante del planeta, sólo por detrás de la industria del petróleo.

Todo esto nos tiene que hacer reflexionar sobre la necesidad de evolucionar hacia lo que se conoce como moda sostenible, la “Slow fashion” o dicho de otra forma, moda producida y consumida de forma responsable. Las bases de un modelo de negocio que aspire a poder considerarse de moda sostenible son:

    • La conservación de los recursos naturales y el bajo impacto medio ambiental de los materiales empleados, susceptibles de ser posteriormente reciclados.
    • Reducir la huella de carbono generada durante el proceso productivo.
    • Respetar las condiciones económicas y laborales de los trabajadores que participan en el proceso productivo.

    Por tanto, al hablar de moda sostenible, estamos diciendo que nos preocupamos del impacto medioambiental, social y económico de esta industria.

    Aquí te dejamos unos consejos para conseguir una moda más sostenible. Antes de comprar una nueva prenda:

    1. Plantéate si de verdad necesitas comprarla.

    2. Cuida la ropa para que dure más. 

    3. Elige ropa hecha de materiales sostenibles.

    4. Apuesta por marcas de ropa ética.

    5. Dale una segunda oportunidad a la ropa.

    Y además de esto ¿cómo contribuimos en Cottyfish a alcanzar estos objetivos? 

    Para la producción de nuestra colección hemos utilizado tejidos naturales, como el algodón 100% natural o el lino y el algodón orgánico, así como  el nácar o la madera de los botones, totalmente reciclables o biodegradables. Los procesos de tintado están optimizados para minimizar el consumo de agua durante los mismos y no se han utilizado productos químicos contaminantes,  sino tintes respetuosos con el medio Ambiente. Además hemos procurado minimizar los residuos optimizando el uso de los tejidos para generar cada prenda.

    Hemos desarrollado una colección de pequeñas tiradas, para de esa forma, evitar los stocks excesivos, lo que además te garantiza la exclusividad de las prendas que ofrecemos. Los talleres con los que trabajamos son locales, lo que nos permite garantizar las condiciones laborales y económicas de sus empleados y crear lazos y alianzas con pequeños negocios locales. 

    Por último, el embalaje necesario para los envíos es de cartón reciclable, procurando que sea el mínimo necesario para garantizar que la prenda llegue en perfectas condiciones.

    Nuestras prendas son de alta calidad y atemporales para que no se estropeen y puedas usarlas todas las temporadas que quieras.